Cortar el jamón ibérico correctamente es una habilidad que no debería ser pasada por alto, ya que influye en el sabor del mismo y además no siempre es tan fácil como parece. Aparte del propio soporte jamonero, harán falta tres cuchillos: el famoso cuchillo jamonero (largo y de hoja delgada, como se ve en la foto), un cuchillo corto y bien afilado, y un machete de hoja ancha.

cortando jamón

Se recomienda seguir los siguientes pasos:

  1. Realizar un corte muy profundo en la caña, y quitar el tocino y la corteza. A partir de ahí, usar el cuchillo jamonero para cortar las lonchas tan finas como sea posible. Con la práctica las lonchas nos irán saliendo mejor.
  2. Cuando se llegue a la cadera del jamón, es necesario realizar un corte rodeando el hueso para así “salvarlo”.
  3. Siguiendo con el corte, se obtienen lonchas de la contramaza o culata. Es importante mantener la recta horizontal del corte.
  4. Finalmente, se le da la vuelta al jamón y se corta la babilla. Para apurar el jamón se extrae el jarrete, que se corta en tacos pequeños.